historiapropuesta

PIONEROS DEL SECTOR OLEAGINOSO EN BOLIVIA

FINO  En los años cuarenta la industria textil nacional crecía y generaba un excedente en su proceso, la pepita de algodón. En este contexto, la familia Said funda lo que hoy conocemos como “Industrias de Aceite S.A.”, el 15 de febrero de 1944 en Cochabamba, con el objetivo de industrializar la pepita y producir aceite comestible para el mercado nacional.

FINO En 1954, contando con tan sólo 23 obreros y 7 empleados, sale a la venta el primer aceite con la marca FINO. El cual, tenía el gran reto de ganar los mercados locales, reemplazando a los aceites que se importaban en ese entonces desde Argentina.

 

FINO En este proceso y buscando un vínculo emocional con los nuevos consumidores, nace el Flaco Fino que entra a formar parte de los hogares bolivianos representando el orgullo de ser un verdadero producto nacional.

 

FINO Paralelamente El GRUPO ROMERO apuesta por el desarrollo agro industrial en Bolivia y adquiere Industrias de Aceite S.A. en la década de los 70, donde comienza una nueva etapa de consolidación, crecimiento e innovación.

 

FINO  Se desechan los envases de lata y se introducen, por primera vez, los envases plásticos gracias a las máquinas de inyección de Polietileno y PVC importadas directamente desde Alemania.

 

FINO En 1977 se instala la Planta de hidrogenación, tanto para uso doméstico como para uso industrial. Y gracias a esta acertada innovación hoy las mantecas KARINA y GORDITO junto a Margarina REGIA se mantienen como líderes en el mercado nacional.

 

FINO  En los años 80 se amplía la capacidad productiva de extracción con un proceso por solvente, equipo conocido como planta CROWN, con una molienda diaria adicional de 400 TM de Soya.

FINO En esta época y dado el cambio en el desarrollo de las materias primas se comienza a utilizar la soya como principal generador de aceite comestible, compitiendo directamente con todos los productos importados en el rubro. Esto, impulsa el cultivo de la soya en Santa Cruz a mayor escala y frente a este crecimiento, se adquiere una nueva planta de solvente de marca TECNAL, con una capacidad de molienda de 800 TM/día adicionales, haciendo una molienda total de 1.200 TM/día.

 

FINO Sin descuidar el desarrollo agrícola como fuente de materia prima, FINO es pionero en la introducción de semillas de girasol, trabajando en su mejoramiento para que se adecuen perfectamente a las características del suelo y permitan obtener un aceite de mejor calidad.

 

FINO En la década del 90, FINO logra entrar con aceites refinados a mercados exigentes como el chileno, colombiano y venezolano, hasta llegar a procesar 6.000 toneladas de producto mensual, que hoy se logra como capacidad instalada en nuestra Planta de Cochabamba. Así mismo amplía su oferta de Harinas y Crudos a estos países como a otros mercados del continente: Perú, Ecuador y Centro América.

 

FINO En el 2006 se incrementa el proceso de extracción totalizando entre ambas plantas, una molienda de 1.900 TM/día. Finalmente el 2013 una nueva ampliación permite una molienda final de 2.500 TM/día. Logrando una capacidad instalada seis veces mayor a la que se tenía en los años 80.

 

FINO En los últimos años la visión de la empresa ha apuntado a fortalecer la cartera de productos innovando y ofreciendo al mercado productos más saludables como Fino Light, Regia Light y Fino Mental Activ con DHA (nutriente esencial para nuestra alimentación).

 

FINO Así mismo desde hace 20 años y aprovechando la fuerza de comercialización que tiene FINO, se realizan trabajos de comercialización y distribución para marcas internacionales de primerísimo nivel, que complementan nuestra canasta de productos.